Carta de lectores: Agradecimiento

Como ya muchos sabrán o quizás no, me toco transitar y hacerle frente a una enfermedad poco agradable, hasta para pronunciarla, que genera mucho miedo como es el cáncer, de escucharla o decirla ya a uno se le pone la piel de gallina, pero como en muchos casos no queda otra que pelearla.

 

Hoy después de 6 meses puedo decir que estoy recuperado, que no fue para nada fácil, donde las sesiones de quimioterapia parecían ser cada día más largas, y como hoy eso quedo en mi como una anécdota, es tiempo de agradecer: en primer término a la Dra. Verónica Castro quien yendo más allá de su labor como médica (ya que fui a consultarla por otro tema) pudo hacer el descubrimiento precoz de la enfermedad y siempre estuvo preocupada de como iba mi recuperación, al Dr. Damián Borelli, al Dr. Gustavo Salum que más allá de su profesionalismo siempre tuvo para conmigo una cuota de sencillez y humanidad que tranquiliza y reconforta y con él a su equipo de trabajo, en Bahía Blanca: Zulma y Angélica; y en Tornquist: Carla y Rosana quienes siempre están con una sonrisa y tratando de que uno esté bien en ese momento tan complicado.

 

A mis compañeros de trabajo quienes siempre estuvieron en contacto y preocupados por mi recuperación, Juan Burgos, Miguel, Rodrigo, Germán, Nico, Gustavo, Javier, Elías,  a la Cooperativa Eléctrica que siempre se brindaron para lo que o necesitara en todo momento, y en ellos Presidente, Concejeros, Gerente, Personal. Amigos, conocidos y vecinos que me escribían y de daban aliento ya sea por Whatssap o Facebook, los que me cruzaba por la calle, siempre preguntando como estaba.

 

A mi familia (que decir de ellos que estuvieron y están siempre) un infinita gracias a Mi mamá, a mi papá, a mi Hermana Anabella que me llevaban todos los días a Bahía para poder hacer la quimioterapia, a mi hermano Lucas que siempre estaba dispuesto para lo que necesite. A mi mujer Antonela y mis hijos Camila y Bautista que fueron pilares fundamentales para darme fuerza, para que nunca baje los brazos, las razones para no rendirme y pelearla para hoy poder estar bien, los que me apoyaban y sostenían cuando no me sentía bien.

 

Es muy difícil explicar en palabras todo lo que viví en 6 meses y agradecer, a toda la familia en general quienes estaban en todo momento, incluso los que están lejos. Fueron meses arduos, de encuentros y desencuentros de ánimos pero que hoy queda como una anécdota…

 

A todos y cada uno Muchas Gracias!!!!

 

Fernando Baleix

D.N.I. 28.949.193