Cumple la ciudad 135 años de su fundación

 

Nuestra ciudad fue fundada el 17 de abril de 1883 (135 años) por  Ernesto Tornquist, como resultado de una exitosa colonia agrícola compuesta por inmigrantes de origen alemán, entre los que se encontraban contingentes llegados desde Alemania e importantes grupos de alemanes del Volga.
El desarrollo del ferrocarril favoreció al devenir de la ciudad y se crearon centros relevantes para la comunidad, entre los que se destacan la sede de la Sociedad Germánica, el Hogar Funke (residencia veraniega para ancianos alemanes) y la Barraca Funke entre otros.

 

Ernesto Tornquist nació el 31 de diciembre de 1842 en Buenos Aires.
Su padre, Jorge Tornquist Elkins, provenía de una familia alemana de la ciudad de Hamburgo y originaria a su vez de Karslkrona, Suecia. Fue uno de los fundadores del “Club de residentes extranjeros”. En 1833 contribuyó en la compra del cementerio alemán. Su madre, Rosa Camusso Alsina, nacida el 27 de enero de 1805 en Buenos Aires  y fallecida el 4 de abril de 1871 en la epidemia de fiebre amarilla.
El padre de Ernesto Tornquist se desempeñaba como cónsul de la ciudad  libre de Bremen en Montevideo, ejercía el comercio de importación en Buenos Aires  y hacía inversiones inmobiliararias en Argentina y Uruguay.
Ernesto hizo sus primeros estudios en la Escuela de Comercio Alemana, allí obtuvo todos los conocimientos y contactos para realizar comercio. En 1856 fue enviado a estudiar a Alemania, a una de las escuelas reales situadas en la ciudad  de Krefeld.
El 9 de noviembre de 1872 se casó en Buenos Aires  con su sobrina Rosa Altgelt Tornquist, quien si bien había nacido en Hamburgo se consideraba argentina . Con ella tuvo 14 hijos, de los cuales murieron 3 de muy pequeños. Tuvieron una numerosa descendencia, muchos de los cuales aún hoy en día continúan al mando de fracciones de algunos de sus emprendimientos originales.
Luego de casarse con Rosa entra a trabajar en la empresa de su suegro Adam Altgelt, esta empresa se llamaba Altgelt Ferver y Compañía, pero al tiempo al retirarse su sugro, Ernesto termina siendo el accionista mayoritario y la empresa pasa a llamarse Ernesto Tornquist y Compañía. La empresa diversificó sus actividades, dedicándose mayorítariamente a la importación de manufacturas y a la exportación de los productos provenientes del campo. En 1880 creó en Rosario, Santa Fe la gran “Refinería Argentina ” de azúcar. Anterioremente, el azúcar se enviaba a refinar al exterior.
Algunas de sus iniciativas fueron la fundición Zamboni, los astilleros de Berisso, la cervecería Bieckert, las fábricas de oleo margarina de Seeber, la de balanzas de Bianchetti, cerámicas Ferrum, TAMET (Talleres metalúrgicos San Martín) etc. Entre otras actividades el grupo Tornquist se dedicó a la caza de ballenas en las islas Georgias del Sur (en un momento en que la sociedad fomentaba estas actividades y la pesca no era mal vista. Funda con otros socios la Compañía Argentina  de Pesca. Inició en Argentina, la exploración y explotación de petróleo en la Mendoza Otras de sus actividades fue la explotación de quebracho en Santiago del Estero y a la construcción del Ferrocarril del Norte de Santa Fe, con capitales belgas.
Luego de la Campaña del Desierto salen a la venta varios terrenos. Los propietarios, poco interesados en ellos, los venden, entre ellos los Altgelt. Tornquist antes de comprar envía a Rodolfo Funke (Administrador de Tornquist y Cía.) a las tierras donde hoy se encuentra la ciudad de Tornquist, a 75 km al norte de Bahía Blanca, para que le diera su opinión acerca de estas tierras. Funke opinó que esas tierras tenían futuro. Ernesto lo consideró y se las compró a aquellos que las vendían entre ellos los Altgelt.
Ernesto Tornquist compra estas tierras, le regala a Rodolfo Funke 1.500 ha, él se queda con 10.000. Con el resto de las tierras, las divide y vende a colonos alemanes y suizos.
El 17 de abril de 1883, Tornquist manda a construir la primera edificación, que fue el almacén de ramos generales y la casa del administrador de Estancias y Colonias Tornquist. Pasados los años Tornquist, junto con los arquitectos Moy, Pedro Pico y Lemman, diseñan el trazado de la ciudad. Tornquist encarga a [Carlos Thays]] el diseño de la plaza central, En el centro de la misma pide a Vediaqua construya una iglesia estilo europeo.
En 1905 hizo construir su casa de veraneo, Estancia La Ventana en Tornquist, diseñada por el arquitecto alemán Carlos Nordmann en estilo neogótico, típico en los castillos alemanes del Valle del Río Rhin. El parque, de extraordinaria riqueza arbórea, fueron diseñados por el paisajista Thays.
Se desempeñó como representante del grupo alemán Krupp en Buenos Aires. En los casos puntuales de los conflictos con Brasil y Chile, antepuso su patriotismo a una carrera armamentista para evitar una guerra entre países hermanos.
Esta postura provocó el enojo de Estanislao ZeballosMinistro e Guerra del presidente Jose Figueroa Alcora (1906-1910), a cuyos planes militaristas Tornquist se opuso tenazmente. Zeballos lo acusó a la Casa Krupp para que le retirara la representación.
Tornquist mantuvo una estrecha amistad con los presidentes Julio A. Roca y Carlos Pellegrini a quienes asesoró en varias oportunidades. A principios de 1900 mandó construir el Plaza Hotel, hoy conocido como “Plaza Hotel – Marriott”, diseñado por el arquitecto alemán Alfred Zucker, en calle Florida, con vista a la Plaza San Martín. Frente a éste vivía Ernesto con su familia,. su esposa Rosa le pidió que no se construyera en la esquina frente a su casa, para que cuando ella se sentara a tejer por las tarde, tuviera luz natural.
Ernesto solicitó préstamos en Alemania y Belgica para invertir en el país. En sus cartas a Rosa, comentaba que los franceses eran muy tacaños para dar créditos a la Argentian, aunque a los chilenos les daban lo que querían. Muy diferente era la actitud de los alemanes y belgas que si lo hacían.
Falleció el 17 de junio de 1908 en la ciudad de Buenos Aires. El 14 de septiembre de 1992 sus restos y los de su esposa fueron trasladados a la Parroquia Santa Rosa de Lima donde descansan.

 

Hoy celebramos los 135 años de la creación de nuestra gran ciudad. Feliz Cumpleaños TORNQUIST.