Se inauguró en la ciudad la primera Eco-Plaza del distrito

En la tarde de este lunes quedó inaugurada en Tornquist la primera Eco-Plaza del distrito, una iniciativa que quedó concretada gracias al trabajo en conjunto de diferentes establecimientos educativos de distintos niveles.

 

La plaza blanda, que consta de juegos hechos con material reciclado, está ubicada en el predio de la Plaza de los Pueblos Originarios, en Av. Alem entre Filiberto y Lamela y será ‘custodiada’ por el Jardín Nº 907, que se encuentra en el mismo lugar.

 

Del proyecto participaron el municipio, a través de la Dirección de Medio Ambiente, la Universidad Nacional del Sur, la Escuela Técnica Nº 1, la Escuela Secundaria Nº 3 y el Jardín Nº 907.

 

“La idea de la plaza surge a partir de la necesidad que tenía el jardín de aprovechar un espacio, de poder resolver una problemática ambiental que tenía el municipio como la acumulación de cubiertas, y de aprender a cómo cuidar el medio ambiente con la regla de las 3 R”, explicó Ana Laura Fernández, de la institución de nivel inicial.

 

“Cuando surge esa necesidad surge el proyecto –continuó-. La eco plaza tiene juegos hechos con aquello que nosotros pensábamos que ya era basura y posee un compos que servirá de abono para las plantas nativas autóctonas que también se plantaron”.

 

“Es muy lindo e interesante cuando se aúnan esfuerzos y se trabaja en conjunto en distintos proyectos”, subrayó Luis Quintana, director de la Escuela Técnica. “Fue todo un desarrollo bastante importante y la idea es que no finalice acá, sino que sigamos aportando ideas para nuevos juegos”, agregó.

 

Justamente los juegos están hechos de neumáticos reciclados y su construcción estuvo a cargo de la escuela de enseñanza técnica.

 

La otra escuela secundaria partícipe fue la Nº 3, donde “ya venimos trabajando con la separación de residuos y a partir de ahí iniciamos este proyecto, trabajando con la escuela técnica”, indicó Gisela Federicci.

 

“Nuestros alumnos elaboraron el compos y les enseñaron a los nenes del jardín a cómo hacerlo. Con el tiempo se fueron enganchando diferentes chicos y el proyecto se fue afianzando cada vez más”, señaló.

 

Los niños del jardín también intervinieron en la creación del mural. “Los chicos de la universidad nos contaron una historia que tiene que ver con los animales de la zona y, a través la charla, representaron lo que escucharon y se dibujaron a sí mismos. Después eso fue plasmado en el mural con todo lo que se recolectó de cerámica”, explicó al respecto Gabriela Sevald.

 

“En lo que estamos trabajando es en una mayor conciencia ambiental que está implementada en la ciudad desde hace unos años y queremos incrementar esa conciencia no solo en la gente de Tornquist, sino en todos los extensionistas que participamos”, manifestó Daniela Lafont, de la UNS.

 

“Trabajamos en hacer hincapié en la importancia de reducir, reutilizar y reciclar para evitar generar más residuos y colaborar para un mejor medio ambiente”, añadió.

 

De la casa de altos estudios no sólo participaron docentes del Departamento de Geología, sino también graduados y otros profesionales.

 

Por último, Melisa Herrada, Directora de Medio Ambiente del municipio, expresó su agradecimiento “a las chicas de la universidad porque cuando tiramos la idea de la plaza blanda se quedaron con eso y cuando salió el proyecto de extensión vinieron a vernos porque querían hacerlo con nosotros.

 

También agradeció, además de las instituciones educativas que fueron parte del proyecto, “a los empleados municipales que trabajaron muchísimo”. Y adelantó que se seguirá trabajando para la instalación de una eco-plaza en otra localidad del distrito.

 

Ana Laura Fernández: 

Luis Quintana:

Gisela Federicci:

Gabriela Sevald:

Daniela Lafont:

Melisa Herrada:

 

Notas: Miguel Herrada

Fotos: Prensa Tornquist Municipio